647 749 084 info@fertem.es

Abdominoplastia

La abdominoplastia es la cirugía que consiste en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal. Se corrige la flaccidez de la musculatura abdominal, para conseguir un abdomen plano, y una cintura más firme y estrecha.

¿Quieres hacerte una abdominoplastia?

 

Si está preocupado por un exceso de grasa o de piel en el abdomen y no ha visto mejoría a pesar de la dieta o el ejercicio físico, podría ser un buen candidato. Las mujeres que han pasado por varios embarazos, también son buenas candidatas. En caso de sobrepeso importante debe esperar y perder peso antes de someterse a una abdominoplastia.

La cirugía 

 

La abdominoplastia y la mini-abdominoplastia la realizamos siempre en quirófano. Son procedimientos que no deben realizarse en la consulta.

Con el paciente en decúbito supino se realiza un corte en la piel en la zona púbica (similar a la de una cesárea. Cuanto más baja la cicatriz será menos visible), y se diseca o separa la piel de la pared muscular. En este proceso debemos desinsertar el ombligo para que la piel quede libre.

Cuando tenemos expuesta la musculatura, haremos una plicatura (Sutura) para reparar la dehiscencia o separación de los músculos rectos y recolocarlos en la línea media. A continuación se procede a estirar y resecar el exceso de piel sobrante, ajustándola a la cicatriz inferior que hemos realizado.

Se realiza un agujero central en el abdomen que es por donde sacaremos el ombligo y se suturará en su nuevo emplazamiento.

Después de una abdominoplastia: el abdomen es más plano y estrecho. 
Las cicatrices, aunque definitivas, se hacen menos visibles con el tiempo.

En algunos casos en que la piel de la paciente aún contenga abundantes acúmulos grasos se puede proceder previamente a realizar una liposucción a fin de adelgazar la pared y que el resultado final sea una figura más delgada y tersa.

Es preciso el ingreso, dándose el alta habitualmente al día siguiente o en dos días como máximo. El tipo de anestesia más empleado para realizar una abdominoplastia es la anestesia general. En algunos casos, en la mini-abdominoplastia y en la liposucción abdominal se puede emplear anestesia local más sedación.

Una abdominoplastia suele durar entre 2 y 4 horas dependiendo de la cantidad de corrección necesaria. Una mini-abdominoplastia suele durar entre 1 y 2 horas.

Postoperatorio

 

Al principio es aconsejable no estirarse del todo. No se debe ejercer tensión sobre la cicatriz pero debe comenzar a caminar tan pronto como sea posible.

Los puntos externos de la piel se retirarán aproximadamente a los 15 días de la intervención. Tendrá que llevar una faja abdominal durante un mes (día y noche), que ayudará a reducir la inflamación del abdomen, y hará que se sienta más protegida por lo que le ayudará a incorporarte a tu actividad habitual.

Si tu estado físico previo a la cirugía era bueno, la recuperación después de la abdominoplastia será más rápida. Normalmente se puede volver al trabajo entre 2 a 4 semanas después de la intervención.

 

 

Antes y después 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies