647 749 084 info@fertem.es

Rinoplastia

La rinoplastia Sevilla es la cirugía que se usa para cambiar la forma de la nariz. Se realiza para crear más armonía entre ésta y el resto de la cara. Con la rinoplastia Sevilla se puede disminuir el tamaño de la nariz, reducir las fosas nasales, modificar la punta o el tabique, o modificar el espacio entre la nariz y los labios. También puede corregir narices después de traumatismos o problemas respiratorios.

Una rinoplastia realizada con éxito es la que crea una mayor armonía facial con la frente y el mentón.  Es fundamental también que la nariz no se aprecie como una nariz “operada”.

¿Quiere hacerse una rinoplastia Sevilla?

 

En la primera consulta debe informar al cirujano de cuales son sus expectativas y qué resultado desea conseguir. En la primera consulta también se le dará toda la información acerca de la intervención y del postoperatorio de la misma. 

La cirugía

 

Existen dos técnicas en esta especialidad quirúrgica: la rinoplastia cerrada y la rinoplastia abierta. La primera hace referencia a un tipo de intervención donde las incisiones quedan por dentro de la nariz. La segunda es un procedimiento más moderno, permite un mejor acceso a la anatomía de la pirámide nasal, proporcionando más posibilidades a la hora de modelar la estructura cartilaginosa. En la rinoplastia abierta se practica una incisión interna a lo largo de la Columela.  Esta es la franja de tejido que separa las aberturas de las fosas nasales y que se sitúa en la parte baja de la nariz. 

Uno de los procedimientos más utilizados en estas intervenciones es el injerto de cartílago con o sin piel artificial.  Se utiliza bien para reducir o para agrandar las estructuras nasales, según requieran las necesidades del paciente. Generalmente, se utilizan fragmentos de cartílago del tabique nasal,  también de otras partes de nuestro cuerpo.

Una vez acabada la estructura interna de la nariz, se coloca la piel y el tejido nasal, y se procede a cerrar las incisiones.

El postoperatorio 

Después de la operación, quedará ingresado durante unas horas en reposo (tumbado o procurando que la cabeza esté elevada). Cuando su médico le permita, podrá marcharse a su domicilio, teniendo una serie de precauciones del cirujano plástico.

Tras la cirugía, le habrán colocado una férula de escayola sobre el puente. La denominada férula consiste en una pequeña estructura de escayola que se sitúa por fuera de la nariz. Esta contribuye a conservar la nueva forma del hueso. Asimismo, se colocar férulas suaves o tapones en las fosas nasales para mantener estable el tabique. Deberá respirar por la boca mientras no sean retirados dichos tapones.

Las primeras 24 horas tendrás la cara hinchada, hematomas y dolor de cabeza, estas sensaciones remitirán en aproximadamente 72 horas. Los tapones de las fosas nasales también te los quitarán en un par de días. Después de unos diez días aproximadamente, se te retirará la escayola, las férulas y/o los puntos.

El resultado de esta operación suele ser satisfactorio, pero los resultados definitivos tardan algún tiempo en poderse ver.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies